COMAMOS PRODUCTOS LOCALES Y DE TEMPORADA


El orden y la simplicidad en la naturaleza, de la que el hombre forma una parte integral, nos dictan el tipo de alimentación que será beneficioso para nuestra salud y bienestar. La medicina antigua y natural, así como la dietética del Lejano Oriente, marcaron hace miles de años unos principios de alimentación que siguen siendo muy valiosas hoy en día. Uno de estos principios es comer productos de temporada y de los cultivos locales.  Esto se refiere a las frutas y hortalizas – deberían venir de un entorno inmediato, y deberíamos consumirlos  en la temporada adecuada – según la temporada en la que maduran.

Hay muchísimas razones por las cuales es mejor comer alimentos de temporada y de los cultivos locales que alimentos disponibles durante todo el año y que viene de os rincones más remotos del mundo. Podemos destacar que los productos locales y de temporada:

- Son más ricos en nutrientes, energía vital y componentes básicos (proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, micro y macroelementos. Las frutas y verduras de temporada son aquellas que están completamente maduras, y su crecimiento óptimo lo alcanzan de acuerdo con el ritmo de la naturaleza.
- Experiencian las mismas condiciones climáticas que las personas que los consumen. Los productos locales y sus consumidores conviven en las mismas condiciones, están expuestos a la misma luz del sol, la lluvia, la humedad. El melocotón que crece en nuestro huerto suministrará a nuestro cuerpo con nutrientes y energía de mejor calidad que, por ejemplo, una piña que viene de otra zona climática. Se supone que las mejores verduras y frutas son las que podemos encontrar en un radio de 50 km alrededor de nuestro lugar de residencia. ¡Cuanto más cerca, mejor!

- Tienden a ser más baratos, ya que maduran en la temporada actual. Los productores locales de alimentos quieren venderlos cuando éstos alcancen la madurez. De este modo, no tenemos que pagar más por su transporte y almacenamiento. Estos productos son de buena calidad, nos aportan todos los elementos necesarios, y además son los más baratos.

- Al consumir verduras y frutas de temporada y locales, aportamos a nuestro cuerpo los mejores nutrientes y energía. Por el contrario, si en nuestra dieta introducimos demasiados productos de fuera de nuestra zona climática, podemos alterar nuestro cuerpo, ponerlo en desarmonía, y exponer de esta forma a las enfermedades y dolencias asociadas.

Los productos importados, aparte de estar repletos de química (se fertiliza la tierra donde crecen con abonos artificiales que rápidamente penetran las hortalizas o frutas), están sometidos a diversos tipos de tratamientos para que aguanten el largo transporte hasta el consumidor final y para que, aún tras este larguísimo viaje, tengan aspecto apetitoso. Entre los tratamientos podemos destacar: la congelación, enceramiento, irradiaciones, baños en soluciones especiales.  Estas prácticas son muy comunes, y puesto que están aceptadas, no hay motivos para erradicarlas.

Por eso, tenemos que ser nosotros los que se opongan a estas medidas comerciales, consumiendo productos locales y de temporada, boicoteando los alimentos procesados tecnológicamente y de esta forma fomentando los productores locales.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe actualizaciones en tu Email :)