CONTACTO CON LA NATURALEZA

Si le preguntamos a algúna persona de treinta o cuarenta años es probable que muchos de sus mejores recuerdos infantiles están relacionados con el campo, entre árboles y plantas, descubriendo insectos o cazando mariposas. Pero los niños de hoy ya no juegan al aire libre. Según una encuesta británica, el 64% de los niños de 8 a 12 años sólo había salido a jugar a la calle una vez en la última semana, el 28% no había dado un paseo por el campo en el último año y uno de cada cuatro ni se había subido a un árbol ni había estado en una granja en su vida. Otro estudio refleja que los niños de 8 años podían identificar más fácilmente a los personajes de los dibujos animados que, por ejemplo, a un escarabajo, una nutria o un álamo.


El escaso contacto con la naturaleza puede tener grandes consecuencias para la salud física y mental nuestra y la de nuestros hijos  - desarrolla la obesidad, el asma, la ansiedad, la depresión.  El juego al aire libre no sólo fomenta la actividad y reduce el nivel de obesidad infantil, sino que fomenta otros beneficios, como el pensamiento crítico, la capacidad para resolver problemas o la creatividad. Y, lo que es importante, desarrolla el amor a la naturaleza.

Las principales conclusiones del estudio llevado a cabo por la University of Washington, University of Illinois y Universidad Heidlerberg revelan que:

-       Los adolescentes que viven en zonas urbanas pesan un promedio de 6 kg más que adolescentes que viven en zonas verdes (el estado socioeconómico de las familias no tenía ningún impacto en los resultados).

-       Los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) presentan un mayor nivel de concentración después de caminar o jugar al aire libre. El nivel de concentración demostrado en el estudio aumentaba de igual forma que después de tomar la dosis adecuada del medicamento. Se cree que los niños con síntomas leves de hiperactividad podrían ser tratados a través del contacto con la naturaleza, sin el uso de agentes farmacológicos.

-       Los niños que tienen la posibilidad de pasar temporadas en las granjas-escuelas tienen una mayor capacidad de concentración, sus las habilidades sociales son más desarrolladas y demuestran una mayor motivación para el aprendizaje.

-       Las 15 afecciones comunes (como asma, enfermedades cardíacas, diabetes, migraña o mialgia) se producen con mayor frecuencia en personas que viven a más de 1 km de las zonas verdes.

-       Los residentes de zonas rurales sufren menos las infecciones respiratorias y la depresión.

-     Paseos por el bosque o la montaña, parques y otras zonas verdes, mejoran el funcionamiento de los componentes del sistema inmunológico, reducen los niveles de la hormona del estrés (cortisol), regulan los latidos cardiacos, presión arterial y tienen un efecto positivo sobre el sistema nervioso.


¿Que deberíamos hacer si vivimos en una ciudad y tenemos poco contacto con la naturaleza? ¿Cómo podemos animar a nuestros hijos que pasen más tiempo al aire libre? 

-       Siempre cuando podamos, deberíamos escapar a las afueras de la ciudad – al campo, a la montaña, a una aldea cercana. Y si nos lo podemos permitir, hacer excursiones de fin de semana a una zona rural.

-       Entre semana, en vez de pasar tiempo delante de la tele, ordenador o videojuego, intentar salir al parque o a las zonas verdes de tu comunidad.

-       La naturaleza puede ser un excelente método para enseñar valores y recursos útiles para el éxito en la futura vida de nuestros hijos. Por esta razón, el crear oportunidades para pasar tiempo de calidad en exteriores con los hijos es fundamental.

-       Muchos padres están más preocupados porque el colegio de sus hijos tenga polideportivo y piscina. Deberíamos sin embargo empeñarnos más en que nuestros hijos salgan fuera, hagan deporte de una forma natural, descubran la naturaleza y todo lo que les rodea libremente y sin temor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe actualizaciones en tu Email :)