SPA EN CASA, PARTE I: EL CUERPO

A menudo no nos damos cuenta de que podemos cuidar de nuestra piel con métodos caseros, empleando productos naturales, y sin gastarnos fortunas en cosméticos que no siempre cumplen nuestras expectativas. La naturaleza nos ofrece todo lo que necesita nuestro cuerpo, tan sólo lo tenemos que encontrar y saber emplear. Y si tenemos esa oportunidad, ¿por qué no aprovecharla?

Os dejamos algunos métodos caseros para cuidar de tu piel y mantener tu belleza empleando lo que nos ofrece la naturaleza. Mímate y haz un SPA en tu casa – no te costará casi nada, y los efectos te sorprenderán!



BAÑO DE MIEL Y LECHE
Disuelve una taza de miel en un litro de leche. Vierte esta mezcla en la bañera, añade agua tibia y sumérgete en una baño relajante. Te puedes dar un suave masaje con una esponja, para así eliminar las células muertas.
Después de este baño, tu piel se volverá suave y delicada.

BAÑO HERBAL
Echa 3 puñados de hojas de menta y 2 puñados de romero en un saquito de algodón (el saquito lo puedes conseguir utilizando un pañuelo de algodón). Introduce el saquito en la bañera, llénala de agua caliente y añade jugo de 4 limones. El baño herbal, aparte de ser muy relajante, refresca la piel y estimula la circulación. El tiempo óptimo de este tratamiento es de unos 10 minutos. 

EL BAÑO DE CLEOPATRA
Llena la bañera con agua caliente, vierte 2 litros de leche y 2 cucharas de aceite de oliva. Puedes añadirle unas gotitas de aceite esencial – puede ser aceite de lavanda (refresca y relaja), aceite de rosa (despierta tus sentidos) o aceite de romero (afrodisiaco). En vez de aceite esencial, para conseguir un aroma espectacular, puedes echar a la bañera la piel de una naranja.
Este baño te revitaliza, hidrata y nutre tu piel, que se vuelve más suave y luminosa.


BAÑO DE CERVEZA
¡No es ninguna broma! La levadura de la cerveza provee  a la piel de vitamina B, proteínas y sacarinas que actúan como suavizantes y regeneradores, limpia los poros de la piel, alivia las infecciones micóticas y fortalece las uñas. Durante la terapia el agua gasificada formará burbujas que se encargarán de relajar el cuerpo, calentar las articulaciones  y eliminar los dolores musculares.
Llena la bañera con agua caliente, añade 2 o 3 litro de cerveza y sumérgete en un baño relajante de 15-20 minutos. Al finalizar el baño, aclara bien el cuerpo con agua templada.

PEELING DE CAFÉ
La cafeina tiene propiedades reafirmantes y adelgazantes. El peeling es un procedimiento para rejuvenecer, exfoliar la piel y volverle su frescura, brillo y luminosidad. Un peeling hecho con los posos de café tiene una gran efecto anticelulítico. Si empleas este tratamiento con regularidad, conseguirás unos glúteos más firmes y los muslos más suaves.
Para prepararlo, echa un vaso de agua hirviendo encima de café molido, déjalo cubierto por unos 10 minutos. Del mismo modo, puedes utilizar los posos de café que quedan en el filtro de tu cafetera. A continuación, utilizando sólo los posos de café,  añade medio vaso de sal marina o de azúcar y 3 cucharas de aceite de oliva o cualquier otro aceite. Mézclalo todo hasta que se crea una papilla, y aplica sobre tus glúteos y piernas debajo de la ducha, empleando suaves masajes y ejerciendo presión durante unos minutos. Luego acláralo con agua.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe actualizaciones en tu Email :)